Hoy, día 24 de octubre, se conmemora el Día Mundial contra el Cambio Climático. Este día se propuso desde las Naciones Unidas con el fin de concienciar sobre las consecuencias negativas que tienen los efectos del cambio climático en nuestro planeta.

El cambio climático y el calentamiento global es una realidad que no entiende de fronteras, se convierte en un reto global. El efecto invernadero es un proceso natural que permite a la Tierra mantener las condiciones necesarias para abordar la vida. Actualmente las emisiones de gases de efecto invernadero se encuentran en el nivel más alto de la historia, precisamente en el año 2019 fue el segundo año más caluroso de todos los tiempos y marcó el final de la década más calurosa (2010 hasta 2019) que se ha registrado nunca.

El cambio climático está afectado a todos los países de todo el mundo; alterando las economías nacionales, los niveles del mar están subiendo y los fenómenos meteorológicos cada vez son más extremos. De ahí la importancia de conocer y luchar para cumplir con todas las metas que propone el ODS 13 de las Naciones Unidas.

ODS 13: ACCIÓN POR CLIMA

El Capítulo 13 de la Agenda 2030 hace referencia directa a la acción por el Cambio Climático y está intrínsecamente relacionado con los 16 Objetivos de Desarrollo Sostenible restantes de la Agenda. El propósito en este caso, es adoptar medidas urgentes para combatir la problemática medioambiental y sus efectos, debido a que es una consecuencia de la actividad humana y está amenazando la forma de vida de todos los individuos de la Tierra y el futuro del planeta. Para hacer frente a la problemática se debe actuar de inmediato, construyendo un mundo sostenible entre todos y para todos.

El efecto invernadero es un proceso natural que permite a la Tierra mantener las condiciones necesarias para abordar la vida: la atmósfera retiene parte del calor del sol; sin el efecto invernadero, la temperatura media del planeta sería 18ºC bajo cero. El problema viene cuando las actividades del ser humano, por ejemplo; el aumento exponencial de la población o la destrucción de los ecosistemas marinos y terrestres, aumentan la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera y ésta, retiene más calor de la necesaria, provocando así que la temperatura media del planeta aumente y se produzca lo que popularmente se conoce como calentamiento global.

El aumento del nivel del mar, los fenómenos meteorológicos extremos, las olas de calor, acequias e inundaciones, son algunas de las manifestaciones del cambio climático, con un profundo impacto negativo en las economías de los países y en las vidas de las personas.

Para combatir el cambio climático, la Agenda 2030, incide tanto en la reducción de los efectos como en la adaptación y la alerta temprana, siempre teniendo especialmente en cuenta los países más desfavorecidos y a las personas en situación de vulnerabilidad. Subraya la importancia de la educación, sensibilización y capacitación humana e institucional y la inclusión de medidas por el clima en las políticas de los países. El cambio climático es uno de los principales desafíos para la sostenibilidad del planeta.

Se trata de una cuestión urgente para la que no existen fronteras y es necesaria una acción conjunta, aunque hacer frente al cambio climático requiere muchos recursos económicos, el coste de no hacerlo sería mucho más mayor, ya que el coste que podría tener en los ecosistemas, en la economía y en la vida de las personas podrían ser irreversibles.