Hoy, 7 de abril, se celebra el Día Internacional de la Salud. Esta fecha fue proclamada en 1948 por la Asamblea Mundial de la Salud, elegida en conmemoración a la fundación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) con la necesidad de crear conciencia sobre las enfermedades mortales mundiales y crear hábitos saludables en las personas. Esta fecha se celebra desde el año 1950 y anualmente se escoge una temática basada en las necesidades y sugerencias que realizan los Estados miembros. El lema de este año 2021 es: "construir un mundo más justo y saludable" a raíz de las notorias desigualdades que se han acentuado debido a la pandemia.

El presente propósito coincide con uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para alcanzar hasta el año 2030, concretamente el ODS 3.

ODS 3: SALUD Y BIENESTAR

El objetivo que persigue este ODS es garantizar una vida saludable y promover el bienestar de todos y todas a todas las edades. Este propósito es importante para la construcción de sociedades prósperas.

La salud en cifras: al menos 400 millones de personas no tienen acceso a los servicios de salud básicos, y el 40% carece de protección social, más de 1,6 mil millones de personas viven en ambientes frágiles donde las crisis prolongadas, combinadas con servicios sanitarios precarios, presentan un desafío significativo para la salud global. Aproximadamente 15 millones de personas aún esperan tratamiento para el VIH. 7 millones de personas mueren cada año debido a la exposición a finas partículas en el aire contaminante.

Aunque se han logrado avances, seguimos estando lejos que la cobertura sanitaria se convierta en un hecho mundial. Aún mueren miles de personas por falta de higiene y enfermedades curables, por no poder acceder a medicamentos y vacunas esenciales.

Para alcanzar este capítulo de la Agenda 2030, esta propone alcanzar la cobertura sanitaria universal, así como el seguro de medicamentos y vacunas seguras. Sin embargo, promete mejorar la asistencia sanitaria en términos sexuales y reproductivos, reducir la tasa de mortalidad materna e infantil, poner fin a las epidemias como el SIDA, tuberculosis, malaria, otras enfermedades tropicales desatendidas y combatir las enfermedades transmitidas por el agua. Es por ello que para disminuir un gran número de muertes prematuras se necesitan avances en el acceso al agua limpia y al saneamiento (ODS 6). También pone el foco en otras cuestiones que atentan contra la salud como las sustancias adictas, accidentes de tráfico, tabaco, productos químicos y la contaminación.

Garantizar una vida saludable exige trabajar en la prevención y la reducción de riesgos, aumentar tanto la financiación como la capacidad del personal sanitario y promover la investigación. El acceso a la salud y al bienestar para todos y todas es un derecho humano fundamental y la base de un planeta saludable y sostenible.