Ya han pasado cinco años desde que la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Agenda 2030, donde constan los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible que pretende alcanzar un mundo más desarrollado e inclusivo, a través de 169 metas específicas. Desde 2015 se ha avanzado mucho pero sin embargo, todavía queda mucho camino por recorrer.

Para el cumplimiento de la Agenda 2030 de carácter global se requiere la cooperación de los diferentes sistemas de gobernanza internacionales, nacionales, regionales y locales, así como la de empresas y personas, como ciudadanos y como miembros de una colectividad global. La cooperación de la que se habla se incluye en el capítulo 17 de los ODS dado que estos, se conseguirán si las asociaciones mundiales se convierten sólidas.

Les empresas juegan un papel muy importante, ya que son uno de los actores con mayor contribución en el cumplimiento de los ODS, sin su colaboración no sería possible.

La cooperación de la actividad empresarial debe verse como una oportunidad de cambio y de evolución hacia un mundo mejor. Adoptar y tener en cuenta los ODS por parte de una empresa le genera un valor añadido, puesto que se apuesta por una mejora de la actividad empresarial, mejorando los procesos, los servicios, las políticas, los productos, la competitividad, reduciendo riesgos, etc.

A través de informes como el SDG Compass: The guide for business action on the SDGs, se recomienda a las empresas seguir un proceso de actuación en cinco etapas: 1. Entender los ODS, 2. Analizar sus posibilidades y definir prioridades, 3. Fijar un programa de acción, establecer indicadores y anunciar públicamente el compromiso adquirido con los ODS, 4. Integrar el programa a la empresa y 5. Reportar y comunicar los logros. En el ámbito nacional, un 86% de las empresas conocen y están comprometidas con los 17 ODS definidos en la Agenda 2030. Son numerosas las empresas que ya han comenzado el camino hacia un mundo más desarrollado e inclusivo, tal como: Acciona (ODS 6,7,9,11,13), Iberdrola (ODS 7,13), Inditex (ODS 8), Repsol (ODS 17), Caixabank (ODS 1,8,12,17) o Endesa (ODS 4,7,8,13,9,11). Cada una de ellas fija su enfoque principal a los ODS que más encajan con su estrategia de negocio y los que más pueden influir.

El Pacto Mundial de Naciones Unidas (Global Compact) es una iniciativa internacional que entre otros aspectos, tiene como objetivo canalizar acciones de apoyo de las metas más amplias de las Naciones Unidas, incluyendo los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). El Global Compact aparte de ejercer un rol de impulso y guía para las empresas en la implementación de la Agenda 2030, elabora informes anuales para evaluar el progreso de las empresas que forman parte en la implementación de los ODS. Este informe ha recogido que los ODS prioritarios para las empresas son el ODS 8 (Trabajo decente y crecimiento económico), el 5 (Igualdad de género) y el 3 (Salud y bienestar).