Es innegable que el mundo, hoy en día, está evolucionando a una velocidad exagerada. Estamos inmersos de lleno en la denominada era de la transformación digital, y a los grandes cambios que ya conlleva de por sí, se añaden los efectos colaterales producidos por la pandemia del Covid-19. Esto conlleva transformaciones en la economía, en la sociedad y en el medio ambiente. A los factores anteriormente descritos hay que añadir dos de gran relevancia: la concentración económica demográfica de las ciudades y la implantación definitiva de la sociedad del conocimiento. Naciones Unidas, con el objetivo de alertar sobre la necesidad de las ciudades a mantener un crecimiento que asegure el equilibrio social, espacial y medioambiental, calcula que el 70% de la población mundial habitará en los núcleos urbanos en 2050. Por lo que el desarrollo sostenible dependerá cada vez más de la gestión apropiada del crecimiento urbano, especialmente en los países de ingresos medios-bajos, que son los que lideran la tendencia.

Las Naciones Unidas define Smart Territories como "territorios innovadores que utilizan las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) y otras maneras de mejorar la calidad de vida, las operaciones, la eficiencia y la competitividad de los servicios urbanos, asegurando que satisface las necesidades de las generaciones presentes y futuras, así como los respectivos aspectos culturales".

GETT® (Geoethic Think-do Tank) impulsado por la Fundación Cívica Innomnium, ha creado CRIT® (Comunidades Resilientes, Innovación Territorial), un modelo de innovación territorial, en el que desde un reto territorial creamos soluciones consensuadas y participadas por las comunidades locales de conocimiento, para identificar, implementar y certificar cada una de las fases de actuación mediante herramientas digitales. Considerando que las ciudades del futuro serán sostenibles si lo son las regiones rurales de su entorno, CRIT apodera a la ciudadanía local para transformar el ecosistema rural (quíntuple hélice) en bio territorio circular, emprendedor y resiliente.

Fases del modelo CRIT®, versión en catalán.

El modelo CRIT® quiere dotar al territorio de las herramientas y capacidades para afrontar sus propios retos a través de un cambio en la cultura de la innovación (tanto técnica como social), asegurando de esta manera la sostenibilidad futura de las actuaciones y su propia retroalimentación.