Métodos de prevención de regresión del Delta: Los Diques

Territorio
IES Blanca d'Anjou
Especialidad
Científico
Realizado por
  • Maria José Domínguez
Supervisado por
  • Maria José Domínguez
En breves mostraremos contenido.

Objectivo

Estudiar la efectividad de los diques como solución para la regresió del Delta del Ebro.

Descripción del proyecto

En los últimos años nos hemos podido dar cuenta de muchos de los hechos que hacía tanto que nos advertían los científicos “inundaciones, cambios en la fauna y flora, destrucción de ecosistemas”... Todos aparentemente muy lejanos pero que ya están dejando sus desastrosas consecuencias en todo el mundo y nuestro país no es la excepción. Detrás fenómenos climáticos como los vividos en todo el territorio a principios de 2020, el Delta del Ebro se ha visto sometido a una regresión fuera de nuestras expectativas, pérdida de cultivos, zonas marítimas, incluso de espacios protegidos y de vital importancia para el mantenimiento de los tantos ecosistemas presentes en esta tanto apreciada zona. Especies únicas, espacios paradisíacos, reservas naturales... son solo unas de las muchas aportaciones que el Delta del Ebro nos da. Localizado en una zona de confluencia de aguas saladas y dulces, el delta es el espacio perfecto para el correcto desarrollo y crecimiento de multas especies, tanto vegetales como animales, así como de tradiciones agrícolas y culturales arraigadas a la antigua Al-Àndalus, que se ven gravemente amenazadas a causa de la regresión de la tierra. A raíz del temporal Glòria de principios de 2020 se han visto perdidas más de 3.000 hectáreas de tierra, haciendo retroceder la línea costa casi tres metros, alterando hábitats, espacios naturales... El mar está tragando el Delta del Ebro, y los diques se presentan como una medida, ya aplicada a otros muchos puntos del mundo, de contención efectiva y resistente. En este trabajo de investigación el principal objetivo es estudiar sus condiciones y los diferentes aspectos a tener en cuenta en la hora de construirlos.

Venecia, Holanda, Ámsterdam... son unas de las muchas zonas donde ya se han construido diques para enfrentar las inminentes catástrofes climáticas y evitar sus consecuencias, todas con una gran efectividad. Los diques, al ser una infraestructura con gran variedad de formas, propósitos y al haber sido desarrollada por ingenieros durante décadas, nos permite escoger el tipo más adecuado para cada zona, dependiendo de su situación, localización, antecedentes medioambientales..., en la hora que nos permite estudiar el impacto que ha tenido en tantas situaciones anteriores y disponer de una gran compilación de información sobre los beneficios de cada tipo. En el trabajo de investigación se estudian y se comparan los dos tipos mas comunes y desarrollados, los diques flotantes y los diques sumergidos. Empezando desde las fases iniciales, se empieza analizando la construcción de cada índole. En este proceso de construcción influye la tardada, las dimensiones y el material de construcción, factores que se tienen mucho en cuenta puesto que es de vital importancia que estos no sean agresivos ni suba influir negativamente en el hábitat marino y la fauna y flora de la zona. Tiene que ser sostenible en la hora que de larga duración y resistencia, aportando así una estabilidad de gran durabilidad al espacio que esté protegiendo. Otro aspecto a tener en cuenta son las dimensiones del dique, las cuales tienen mucha dependencia en el tipo y finalidad. Una barrera pequeña o grande, trencaones o de contención? La solución no es una única sino que, dependiendo de se necesidades de protección de cada una de se zonas, se puede aplicar un tipo u otro de dique, personalizando así al máximo cada construcción. Un claro ejemplo son las zonas protegidas o los espacios naturales de gran importancia para el mantenimiento de la fauna y flora ebrense, en estas zonas tanto vitales se pueden implantar medidas más contundentes, ya sea en número, tamaño o dureza. Espacios como la Isla de Buda, una de las zonas naturales más importantes del Delta del Ebro e igualmente muy castigada, o zonas costeras con mucha influencia mercantil, como las hombreras, serían las zonas más protegidas, dada su vulnerabilidad e importancia natural, cultural y económica. De igual importancia es el impacto que los diques tengan en el paisaje, del Delta del Ebro, al ser una zona de gran interés turístico y científico, siempre se resaltan sus maravillosas y cautivadoras vistas, las cuales tienen que ser igualmente protegidas. Por este mismo motivo el trabajo de investigación propone la combinación de diferentes diques, sumergidos para zonas altamente habitadas o de más influencia turística, y flotantes, es decir, más visibles, para zonas más restringidas a la circulación humana en la hora que protegidas, como la Punta del Cuerno.

Es previsto que, en menos de medio siglo, la mayoría de territorio el Delta del Ebro se vea tragado por el mar Mediterráneo y, además de las evidentes consecuencias medioambientales que esto pueda llevar, como por ejemplo graves alteraciones en las rutas migratorias de aves, extinción de especies, desequilibrio del medio, etc, grandes poblaciones se verías gravemente afectadas. Desaparecerían municipios tan influyentes y poblados como Deltebre, obligando al desplazamiento de la población así como la pérdida del espacio agrícola. El cultivo de arroz ha estado esencial en la economía ebrense durante muchas décadas, y el Delta se ha establecido como uno de los principales exportadores de arroz a nivel nacional y europeo, de una apreciadísima calidad, situándolo como uno de los arroces españoles más venerados. Cultivos, poblaciones, natura cultura... El Delta del Ebro es un espacio vital para su población, así como para todo el territorio catalán y español, avarcamultiplicidad de diferentes espacios naturales de extrema importancia por la supervivencia de especies animales y vegetales, como el flamenco y muchísimas otras aves que utilizan el delta como lugar de reposo y cría, entre sus migraciones. El delta es toda una joya de la natural que hay que proteger a toda costa, de él depende la tradición, las raíces y el mantenimiento de tantos ecosistemas tanto únicos como autóctonos. Los diques se presentan, hoy por hoy, como uno de los únicos mecanismos capaces de ayudar al delta en su mantenimiento. Ante la amenaza, se necesita reacción.